¿Seguro que te lavas bien el pelo?

Cuando nos lavamos el pelo lo hacemos de manera mecánica y no se nos pasa por la cabeza si lo estamos haciendo bien o mal, simplemente lo hacemos, sin darnos cuenta que quizás, para nuestra salud capilar, no lo estemos realizando como debemos.

Comprueba que usas productos de calidad. En Jean Claude Olivier nos tomamos muy en serio la calidad de nuestros productos de peluquería y tú debes de hacer lo mismo, comprueba que los que usas no son agresivos para tu piel ni perjudiciales para tu cuero cabelludo. Utiliza productos siempre de confianza.

 Examina el estado de tu cuero pelo:
¿Sabías que más del 30% de la población mundial tiene caspa? La caída del pelo, la caspa, o las posibles irritaciones, son elementos que pueden aparecer, cuando hacen acto de presencia, debemos de utilizar tratamientos para combatirlos ya sean complementos o incluso sustitutos al champú que estamos utilizando.

 ¿Sabes qué grosor de cabello usas?
Habrás oído hablar del cabello normal, fino o grueso, pero no todo el mundo sabe el tipo de cabello que tiene, si no lo sabes, lo ideal es que vengas a nuestros salones de Belleza y nosotros te asesoraremos. No obstante te dejamos una serie de pistas para que puedas auto diagnosticarte

TRUCOS PARA DETECTAR EL GROSOR DE TU PELO

El cabello liso y fino. Este cabello tiene la característica de que se es fácilmente enredable y suele estar pegado a la raíz. Es un pelo que suele engrasarse casi de manera diaria, además de no tener nada de volumen.

Cabello medio. Este cabello tiene una ligera onda, podemos conseguir levantar la raíz si lo secamos hacia abajo. Es un tipo de cabello más manejable que el liso y no se enreda tanto, salvo en la nuca.

Cabello Grueso, tiene dos caras, la primera de ella, la del rizado, que tiene mucho volumen natural y la otra cara, la del liso, que al ser tan grueso aplasta la parte superior de la cabeza.

 • ¿Qué beneficios buscas potenciar? Debemos de pensar si buscamos darle brillo a nuestro cabello, volumen, si queremos nutrirlo…

 • Desenreda tu pelo y cepíllalo antes de lavarlo. Haciendo esto, conseguirás evitar que se formen nudos que en ocasiones son difícilmente quitables.

• Evita aplicar el champú directamente sobre tu pelo. Echa el champú sobre tus manos primero, ya que así conseguirás que haya un reparto mucho más homogéneo del producto sobre tu pelo.

• Dedica unos minutos a trabajar la raíz, si hacemos un ligero masaje activaremos la circulación sanguínea, lo que permitirá una mejor nutrición.
• Aclarar tu pelo con agua templada para finalizar utilizando agua fría este pequeño truco, aunque sea complicado de realizar en pleno invierno, hará que ganemos un extra de brillo.
Después de ver todos estos pasos… ¿cuantos pasos realizabas?