Cómo evitar que el frío dañe tu cabello

Lejos queda el verano y los agentes externos que en esa época afectaban negativamente al pelo, ejemplos como  el agua de mar, el sol, la piscina…eran algunos de ellos, pero…  el invierno ¿Perjudica  de igual manera?

El viento, los cambios bruscos de temperaturas, la humedad, así como elementos de abrigo como los gorros, son algunos de los ejemplos que hacen que nuestro cabello sufra. Por eso desde Jean Claude Olivier queremos darte una serie de consejos para evitar ese daño.

  • Alimentación, esto es algo que no nos cansaremos de decir, la alimentación es salud y para nuestro cabello también. Llevar una dieta rica en vitaminas y beber mucho líquido nos ayudará a tener un cabello sano.
  • Evitar el agua demasiado caliente. Cuando llegamos a casa, después de un día frío, esa ducha de agua caliente nos da la vida, pero… ojo con la temperatura, el agua demasiado caliente debilita nuestro pelo haciéndolo más quebradizo y deshidratándolo. Lo que para el resto del cuerpo es placer, para nuestro pelo no tanto. Lo mejor es que lo lavemos con agua tibia.
  • Usa champús nutritivos y que sean altamente hidratantes. En esta época del año, la humedad, la niebla, la lluvia son elementos que producen encrespamiento en nuestro cabello, estos champús nos ayudarán a reducirlo, si además añadimos la mascarilla o el acondicionador, tendremos los mejores aliados.
  • Uso del serum capilar. Aplicaremos una buena cantidad de serum, aproximadamente media hora antes de cada lavado, también podemos optar por utilizar una pequeña cantidad en las puntas, antes y después del secado, así sellaremos las puntas e impediremos la deshidratación.
  • Usaremos secadores iónico y planchas con placas de cerámica . Estos secadores contrarrestan la carga eléctrica y las planchas con placas de cerámica hacen que el calor penetre de manera más uniforme.

Hay otra cuestión que debemos de evitar, no solo por el daño que podamos ocasionar a nuestro cabello, sino porque afecta a nuestra salud en general, salir con el cabello mojado. Cuando exponemos nuestro cabello a bajas temperaturas, este atrae la humedad y se hiela de manera muy fácil, lo que hace que las fibras capilares se rompan.

Hemos hablado de la humedad, pero el viento también es un agente meteorológico que se encarga de hacer de las suyas en nuestra melena, nos la enreda, nos la llena de nudos,  la mejor opción para evitar que nuestro pelo se quiebre por la aparición de este fenómeno es recogerlo con una coleta.

Y por último y el mejor consejo, es que acudas a nuestros Salones de Belleza Jean Claude Olivier y nos dejes tirar de tijera, procederemos a cortar las puntas para sanear tu melena. Busca tu salón más cercano aquí.